¿Cuándo y por qué se apagó el dinamo de la Luna?

publicado en: Noticias | 0

La Luna tenía un campo magnético más poderoso que el de nuestra Tierra en la actualidad, pero lo perdió. Entérate cuándo y por qué el «dinamo lunar » dejó de funcionar.La Luna tuvo un campo magnético hace miles de millones de años, incluso hasta más potente que el actual de la Tierra.Para ponernos en tema recordemos que el campo magnético es un campo de fuerzas que se encuentra rodeando una fuente de energía magnética; para nosotros en la Tierra es una especie de escudo protector invisible, también llamado magnetósfera. Este campo bloquea las partículas cargadas de alta energía, que nos llegan constantemente con el viento solar a la atmósfera. Su existencia es de vital importancia, gracias al campo magnético la vida en la Tierra es posible.Ahora nos centraremos en nuestro satélite natural, porque los científicos afirman que la Luna hace miles de millones de años atrás también tenía campo magnético, incluso creen que hasta llegó a ser más fuerte que el de nuestro planeta en la actualidad. El campo magnético es un escudo invisible que protege a la Tierra, bloqueando las partículas del vientos solar.Un reciente estudio del Instituto Tecnológico de Massachusetts se dedicó a analizar muestras de roca lunar de distintas épocas, que aún conservan vestigios del campo magnético que recubría a nuestra Luna. Rastreando la evolución del campo magnético, es como los científicos pretenden descubrir por qué el dinamo desapareció.Cuando la Luna era jovenEl “Tesla” es una unidad de medida que se utiliza para contar la densidad del flujo magnético (conocido como inducción magnética). De la investigación resulta que el campo magnético de la Luna, hace 4 mil millones era de 100 microteslas, (o sea el doble de importante que el de la Tierra, con 50 microteslas actualmente). En ese momento la Luna era joven y estaba más cerca de la Tierra, esa cercanía entre los cuerpos celestes habría generado el dinamo lunar. La fuerza gravitacional de nuestro planeta fue capaz de agitar el núcleo líquido de la Luna y generar un importante dinamo en ella, el cuál crearía las corrientes eléctricas de su propio campo magnético. La fuerza gravitacional de la Tierra habría agitado el núcleo líquido de la Luna creando un dinamo.Se conoce que a medida que pasaron los años la Luna se fue alejando de la Tierra (hoy en día se encuentra unas 18 veces más lejos que cuando se formó, hace 4500 millones de años), de hecho se sigue alejando a razón de casi cuatro centímetros por año. Es hasta casi intuitivo pensar que a medida que se alejaba, la gravedad terrestre que ejercía sobre el núcleo lunar líquido se hacía cada vez más débil, como consecuencia el campo magnético también se debilitaba.Pasaron miles de millones de años, hasta que la distancia Tierra-Luna fue lo suficientemente importante, como para que la fuerza de gravedad terrestre dejara de tener efecto sobre el núcleo de nuestro satélite. Es así como hace unos 2500 millones de años, el núcleo de la Luna comenzó un proceso de cristalización.Adiós «dinamo»Esa cristalización es justamente el principio del fin. Porque a pesar de que la Tierra ya estaba lejos, ahora era el propio proceso de cristalización el que generaba un movimiento en los líquidos internos de la Luna. Ese movimiento era capaz de seguir generando un campo magnético aunque mucho más disminuido. Dejo de funcionar el dimano cuando el núcleo se cristalizó completamente. Los científicos estiman que eso ocurrió hace unos 1000 millones de años. Al analizar las rocas de esa época, los investigadores descubrieron que el campo era de apenas 0.1 microteslas. Lo que aún no puede terminar de dilucidar los científicos que investigan el tema es si el dinamo ya se apagó para siempre, o si entró en un ciclo llamado “pausa-activo” antes de morir. La Luna «desprotegida»Otra investigación llevada a cabo durante los últimos años por el Dr. Andrew Poppe, de la Universidad de California, Berkeley, explica que antes se pensaba que los fenómenos asociados al viento solar impactaban en la superficie lunar sin ningún tipo de obstáculo. Sin embargo, importantes datos de naves espaciales y de simulaciones en computadora, han revelado que la Luna tiene una gran influencia invisible sobre el viento solar. La Luna influye eléctricamente en el flujo de partículas cargadas que emite el Sol. Un colega de Poppe, el Dr. Jasper Halekas, afirma: «Vimos haces de electrones y fuentes de iones en el lado diurno de la Luna». Estos fenómenos se han observado hasta a 10 mil km por encima de nuestro satélite, y generan una especie de turbulencia en el viento solar por delante de ella, provocando cambios en la dirección del viento solar y su densidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *