Antiguas supernovas podrían haber incitado a los ancestros humanos a caminar erguidos

publicado en: Noticias | 0

¿Antiguas supernovas indujeron a los protohumanos a caminar sobre dos piernas, lo que finalmente resultó en el homo sapiens, con sus manos libres para construir catedrales, diseñar cohetes y hacerse fotos con el iPhone?

Un artículo publicado en la revista Journal of Geology expone el caso: Unas supernovas habrían bombardearon la Tierra con su energía cósmica hace al menos 8 millones de años, con un pico hace unos 2,6 millones de años, iniciando una avalancha de electrones en la atmósfera inferior y desencadenando una cadena de eventos que, posiblemente, terminó con la aparición de homínidos bípedos como el homo habilis, apodado «el hombre manitas».

Los autores creen que la ionización atmosférica probablemente desencadenó un enorme aumento del aparato eléctrico procedente de las nubes y provocando una gran caída de rayos sobre la tierra, lo cual provocó la aparición de incendios forestales en todo el mundo. Estos infiernos podrían ser una de las razones por las que los antepasados del homo sapiens desarrollaron el bipedalismo, para adaptarse a las sabanas que reemplazaron a los bosques incendiados en el noreste de África.

«Se cree que ya existía una tendencia de los homínidos a caminar sobre dos piernas, incluso antes de este evento», dijo el autor principal Adrian Melott, profesor emérito de física y astronomía de la Universidad de Kansas. «Pero estaban principalmente adaptados para trepar por los árboles. Después de esta conversión a la sabana, tendrían que caminar mucho más a menudo para ir de un árbol a otro a través de la pradera, y así se volvieron mejores a la hora de caminar erguidos. Podían ver por encima de las hierbas y observar a los depredadores. Se cree que esta conversión a la sabana contribuyó al bipedalismo, ya que se volvió más y más dominante en los ancestros humanos».

Una serie de supernovas podrían haber propiciado la aparición del bipedalismo en la humanidad. (Foto: NASA)

Capa que delata los efectos de supernovas

Basándose en una «reveladora» capa de depósitos de hierro-60 que cubren los fondos marinos del mundo, los astrónomos tienen una alta confianza en que explotaron supernovas en el vecindario cósmico inmediato de la Tierra — entre 100 y solo 50 parsecs (163 años-luz) de distancia — durante la transición de la Época del Plioceno a la Edad de Hielo.

«Calculamos la ionización de la atmósfera a partir de los rayos cósmicos que vendrían de una supernova situada tan lejos como indican los depósitos de hierro-60», dijo Melott. «Parece que este fenómeno fue el más cercano en una serie mucho más larga. Sostenemos que ello aumentaría la ionización de la atmósfera inferior en unas 50 veces. Normalmente, no se produce la ionización de la atmósfera baja porque los rayos cósmicos no penetran tan lejos, pero los más energéticos de las supernovas llegan a la superficie… así que habría muchos electrones siendo expulsados de la atmósfera».

De acuerdo con Melott y el co-autor Brian Thomas de la Universidad de Washburn, la ionización en la atmósfera inferior significó que una abundancia de electrones formó más caminos para los rayos.

«La milla inferior o algo así de la atmósfera se ve afectada en formas que normalmente nunca lo hace», dijo Melott. «Cuando los rayos cósmicos de alta energía golpean átomos y moléculas en la atmósfera, sacan electrones de ellos, así que estos electrones están corriendo sueltos en lugar de estar unidos a los átomos. Normalmente, en el proceso de los rayos, hay una acumulación de voltaje entre las nubes o las nubes y el suelo – pero la corriente no puede fluir porque no hay suficientes electrones alrededor para transportarla. Por lo tanto, tiene que acumular alto voltaje antes de que los electrones comiencen a moverse. Una vez que se mueven, los electrones sacan más electrones de más átomos, y se convierte en un rayo. Pero con esta ionización, ese proceso puede comenzar mucho más fácilmente, así que habría muchos más relámpagos».

El investigador de la KU dijo que la probabilidad de que este pico de relámpagos haya provocado un aumento mundial de los incendios forestales se apoya en el descubrimiento de depósitos de carbono encontrados en suelos que corresponden al momento del bombardeo de rayos cósmicos.

«La observación es que hay mucho más carbón y hollín en el mundo desde hace unos pocos millones de años», dijo Melott. «Está por todas partes, y nadie tiene ninguna explicación de por qué habría ocurrido en todo el mundo en diferentes zonas climáticas. Esta podría ser una explicación. Se cree que el aumento de los incendios ha estimulado la transición del bosque a la sabana en muchos lugares – donde había bosques, ahora tenías mayormente pastizales abiertos con arbustos aquí y allá. Se cree que eso está relacionado con la evolución humana en el noreste de África. Específicamente, en el Gran Valle del Rift donde se encuentran todos estos fósiles de homínidos».

Melott dijo que no es probable que tal evento vuelva a ocurrir pronto. La estrella más cercana capaz de explotar en forma de supernova en el próximo millón de años es Betelgeuse, a unos 200 parsecs (652 años-luz) de la Tierra.

«Betelgeuse está demasiado lejos para tener efectos en cualquier lugar cerca de esta fuerte», dijo Melott. «Así que no te preocupes por esto. Preocúpate por los eventos de protones solares. Ese es el peligro para nosotros con nuestra tecnología… una erupción solar que deje sin energía eléctrica. Imagínate meses sin electricidad». (Fuente: NCYT Amazings)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *