Afirman que pericias psicológicas logran niveles de certeza

publicado en: Noticias | 0

La pericia psicológica a la mujer que denunció al actor Pablo Rago por supuesto abuso sexual, determinó que “no tiene daño psicológico compatible con abuso sexual o violencia. Ni hay indicadores de abuso sexual o violencia de género”.La prueba fue realizada por el Cuerpo Médico Forense. Al respecto Omar Ledesma, ex forense, médico legista y especialista en psiquiatría (MN: 99619 y MP:225687) dijo a Cadena 3 que aunque no se cuenta con la prueba física esta clase de peritajes «puede lograr los niveles de certeza hasta un determinado punto». «No es cien por ciento posible porque no tenemos la prueba física inmediata pero hay elementos confiables como los gabinetes de atención a las víctimas y las baterías psicodignósticas», explicó.El especialista indicó que «a la víctima desde el primer indicio hay que creerle» y que en las pruebas psicológicas se evalúan «las proyecciones en cuanto al estrés que esa persona vivió y seguirá viviendo en base a la denuncia que está haciendo». Por otra parte, opinó que en gravedad este tipo de casos «el talón de Aquiles siempre va a ser la exposición».También señaló que «lo primero que tenemos en este caso al igual que con otro delito es la inversión de la carga de la prueba». «Cuando se imputa un delito sexual, cualquiera sea la magnitud la persona tiene que salir a probar su inocencia, esto va muy de la mano de la violencia de género y están desde que el hombre es hombre y en nuestro país lamentablemente hay un abuso del sistema judicial», reflexionó.Tras el resultado de la pericia del Cuerpo Médico Forense y de sus peritos de parte, la denunciante dijo estar decepcionada. “Yo dije la verdad. ¿Por qué descree la Justicia? ¿Porque él es famosos y tiene dinero?”, se preguntó, aunque advirtió que este tipo de delitos son muy difíciles de probar.Los hechos que denunció la mujer habrían sucedido en 2015. “Fue un shock, no me lo esperaba. Fui a su casa porque me invitó, acordamos. Había química, nos besamos y estaba todo bien pero sucedió algo que no me esperaba. Me pidió una práctica sexual, me negué, se enojó, se puso agresivo, me insultó y hubo penetración no consentida. Yo me puse mal, me quería ir, pero él me maltrató (…). Sé que sólo él y yo sabemos lo que pasó”, dijo.Allegados a Pablo Rago indicaron que desde el inicio de la presentación judicial está muy decaído y recluido en su departamento, con miedo a salir y hacer vida social.Entrevista de Miguel Clariá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *