El testimonio lúcido de una época: 10 frases de Mario Bunge

publicado en: Noticias | 0

Mario Bunge, físico, filósofo y epistemólogo argentino, falleció en la mañana del martes en Montreal, Canadá, donde residía desde hacía décadas, tras haberse exiliado del país, en 1966. Había nacido el 21 de septiembre de 1919 -era hijo de un médico y diputado socialista y una enfermera alemana- y con el tiempo llegó a convertirse en uno de los científicos argentinos de más renombre y citados a nivel global.  

Mirá también

Fue profesor de física teórica y filosofía, 1956-1966,en la Universidad de La Plata y la Universidad de Buenos Aires. En Montreal, estuvo al frente de la Cátedra Frothingham de Lógica y Metafísica y ejerció como Profesor Emérito en la Universidad McGill.

Durante sus años en el país, escribió varias obras, como un libro contra el psicoanálisis (una de sus obsesiones): Marx vs. Freud y la obra Spartacu, un drama en verso, entre numerosos ensayos.También fundó a los 19 años, en 1938, la Universidad Obrera Argentina, en la que los trabajadores recibían formación técnica y sindical, una experiencia que duró seis años y fue cerrada por la revolución del 43.

Desde su casa de Canadá, en 2019. El pensador aseguraba que llevaba leídos unos 10.000 libros «serios» AFP

Desde 1984 era miembro de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia y, desde 1992, de la Royal Society de Canadá. En 1982 obtuvo el Premio Príncipe de Asturias de Humanidades. Le dieron más de 20 doctorados Honoris Causa en universidades de todo el mundo. En la Argentina, recibió el Honoris Causa de la universidad de La Plata en 1986 y el premio Konex dos décadas más tarde.

Mirá también

Sus encontronazos con el peronismo, su cercanía con eminencias argentinas, y sus consejos vitales formaron parte de las numerosas entrevistas que concedió a lo largo de los años a Clarín, como lúcido testimonio de época. Sostenía que era necesario reinventar el socialismo, «porque este nunca se aplicó» y criticaba al progresismo. Aquí, algunos extractos de esos diálogos memorables.1.“Desde 1930 la Argentina se ha especializado en enriquecer la cultura de otros países y en descuidar la propia.”2.»Las noticias de la Argentina no aparecen sino cuando hay grandes catástrofes: inundaciones, golpes de Estado. Hace ya media vida que vivo en Canadá. Me fui justamente por miedo a que me despertara la Policía en la noche.»3.»De todos mis libros, el que destaco es La investigación científica (1969). Ahí propongo que las fuentes de la ciencias son el problema de la investigación; si no hay investigación no hay ciencia. Ese es el motivo por el cual las medicinas alternativas son falsas, porque no hacen investigación. Se fundan en presuntas autoridades que a su vez se esgrimen sin poner en duda sus propias prácticas.»

Mirá también

4.»Mi esquema de sociedad ideal consta de dos triángulos unidos por sus cúspides. El inferior está formado por el trabajo, la salud y la educación; el triángulo superior, montado sobre el precedente, tiene por lados la igualdad, la solidaridad y la libertad. Basta quitar uno de los lados para desmantelar el sistema. Creo que la vida plena se consigue haciendo lo que a uno le gusta y ayudando a otros a vivir y servir mejor.»5.»Los obstáculos en un campo se sortean buscando problemas en otro. No hay que poner todos los huevos en una sola canasta. El mejor especialista es el generalista dispuesto a enfrentar nuevos problemas especiales. Y el fanático con un solo ideal se aburre y se descorazona al primer revés.»6.»¿Qué pienso sobre la educación? En primer lugar, que empieza al nacer, y debiera continuar toda la vida. O sea, debiera haber escuelas para todas las edades. Segundo, que no debiera ser libresca ni memorista, como suele serlo en Latinoamérica: debiera incluir ciencias y manualidades, empezando por la cocina, y debiera fomentar la búsqueda, la reflexión y la discusión. Tercero, debiera ser gratuita, como ya lo es en nuestros países, pero en el caso de las profesiones liberales lucrativas debiera ser paga, para pagar laboratorios y talleres, así como un profesorado muy competente. Cuarto, debiera ser laica, como lo exige la ley 1420. Esto no equivale a prohibir la educación religiosa, sino a confinarla a las religiosas sostenidas por iglesias.Quinto, debiera dárseles preferencia a los docentes que investigan (o investigadores que enseñan).»

Mirá también

7.»Ya no es secreto que el capitalismo ha perdido su empuje y que se opone cuanto puede a todas las iniciativas para disminuir las inequidades y las violencias. Baste saber que el tráfico de armas es el sector más provechoso de la economía, y que el sector financiero –el más parasitario y conservador– ha pasado de minoritario a mayoritario en las últimas décadas. Hoy rinde más comprar una empresa para destruirla que fundar una firma que produzca o venda bienes útiles. (…) Lo que hace falta para cambiar las cosas no son denuncias ni discursos, sino partidos políticos con más ideas constructivas que los tímidos partidos socialdemócratas, que sólo aspiran a ganar tal o cual alcaldía o gobernación. Creo que los partidos progresistas deberían agitar menos y estudiar y enseñar más.»8.»En este momento, la segunda década del siglo XXI, la sociología y la ciencia política más avanzada no están ni en América latina ni en Europa, está en los Estados Unidos. Tiene la tradición más seria en ciencia política. Desgraciadamente allí no encontraremos socialistas. Y a los pseudoizquierdistas, que son posmodernistas, les dan asco las estadísticas, no las manejan, por eso son totalmente incapaces de tomarle el pulso a la sociedad de su tiempo. Hace falta una gran confluencia entre el pueblo y el estado. Piense en la cloaca máxima que hicieron los romanos, se utiliza todavía hoy, 2 mil años después. No hay que combatir el Estado, como dicen los anarquistas. Sin el estado no vamos a ningún lado. Hay que hacer que el estado sirva a los intereses de la gente.»

Mirá también

9. «Yo no creo en la libertad sin igualdad ni fraternidad. La revolución francesa la pegó, los tres van juntos. Si subraya la libertad, lleva al desinterés por el bien social, si subraya la igualdad, disminuye la responsabilidad, la iniciativa y el liderazgo individual, y si subraya la fraternidad, está predicando que los zorros confraternicen con las gallinas, y eso no es posible. Las tres cosas juntas, sí. Lo mismo pasa con la educación, no basta con clamar por mejores escuelas, los chicos tienen que ir sanos e integrar familias en las que por lo menos un miembro trabajes. Trabajo, educación y salud van juntos. Los valores siempre se dan en paquetes, no funcionan individualmente. La visión sistémica es el componente esencial de mi filosofía.»10.“¿Quiere que le diga cuál es mi receta para llegar a los 100 años? Cumplir 100 años no es nada. Primero se llega a los 99 y luego el último tramo es fácil. Basta con no hacer ciertas cosas. Por ejemplo: no leer a los existencialistas, no beber alcohol, no fumar. Y sí hacer otras: dormir la siesta todos los días, tomarse dos vacaciones por año y no dejar pasar un solo día sin trabajar, aunque sea cinco minutos. El trabajo es la mejor terapia. Me refiero al trabajo que uno hace con ganas, no al trabajo esclavo”.Verónica Abdala

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *