La matemática del coronavirus (y su importancia para detener la epidemia)

publicado en: Noticias | 0

La expansión del Covid-19, un virus hasta hace poco desconocido por la humanidad, causa alarma en el mundo. En este contexto, afirman los expertos, solo cabe confiar en la ciencia: las vacunas, las medidas de prevención y la eficacia de los sistemas de salud.

Para entender la epidemia del coronavirus es clave recurrir a las matemáticas detrás del contagio, una herramienta que los epidemiólogos de todo el mundo usan para diseñar estrategias de contención.
Con el objetivo de determinar la verdadera dimensión de una epidemia o pandemia, los expertos dividen a las personas en tres grandes grupos: los susceptibles (S), que son aquellos que podrían infectarse; los infectados (I), los que tienen la infección; y los recuperados (R), las personas que estuvieron infectadas pero superaron la enfermedad y ya no transmiten el mal. Este es el modelo SIR, según detalla un informe de El Mundo.

Cuando se registra un brote, los científicos usan todos los datos clínicos y epidemiológicos disponibles (cantidad de infectados, muertos y la población en la que se da), además de la secuenciación del genoma del agente patógeno, para determinar la tasa de contagio.
Con el objetivo de determinar la verdadera dimensión de una epidemia o pandemia, los expertos dividen a las personas en tres grandes grupos: los susceptibles (S), que son aquellos que podrían infectarse; los infectados (I), los que tienen la infección; y los recuperados (R), las personas que estuvieron infectadas pero superaron la enfermedad y ya no transmiten el mal. Este es el modelo SIR, según detalla un informe de El Mundo.
Cuando se registra un brote, los científicos usan todos los datos clínicos y epidemiológicos disponibles (cantidad de infectados, muertos y la población en la que se da), además de la secuenciación del genoma del agente patógeno, para determinar la tasa de contagio.
De ahí pueden obtener un número clave para entender cómo evolucionará el virus. Se conoce como R0 (erre sub cero), que indica a cuántas personas en promedio puede infectar un paciente afectado.
El Centro Chino para el Control y Prevención de Enfermedades informó que el R0 del Covid-19 es de 2,5. Es decir, cada paciente puede contagiar en promedio a 2,5 personas. Otras enfermedades como el sarampión tienen un R0 de 15 (cada uno contagia a 15 personas).

Lo que es necesario aclarar, señala el informe, es que el hecho de que el R0 sea bajo no quiere decir que el virus sea menos mortal. Solo indica que su tasa de expansión es menor, pero puede tener una letalidad alta, como es el caso de la gripe española, cuyo R0 es de 2,1, mientras su letalidad es de 2,5%.
El contagio de una persona a otra en epidemias como la del coronavirus es exponencial, es decir: si una persona contagia a otras dos, estas a su vez contagian a otras dos cada una, y así sucesivamente.
Evolución de Coronavirus vs otras epidemias.By @StatNano pic.twitter.com/1hJTGIR65M— NO sin Estadística | UMH (@NEstadistica) February 27, 2020 Es por ello que el control del R0 es uno de los factores clave en la detención de una epidemia, pues la ciencia ha demostrado que se debe enfocar los esfuerzos en bajar la tasa de contagios para que un brote termine.
El punto crítico es que el R0 llegue o sea menor a 1, cuando esto sucede, el número de contagios cae dramáticamente con el tiempo. En ese contexto, es clave la cuarentena porque en una enfermedad viral transmitida de persona a persona el aislamiento logra, en la mayoría de casos, bajar el R0.
Eso es lo que estaría pasando ahora. Los contagios por el nuevo coronavirus que se confirman cada día en el mundo son superiores a los registrados en China, donde se han implementado cuarentenas masivas desde el inicio de la epidemia. Esto mostraría que las medidas están dando resultado y por ello el país asiático espera controlar la epidemia en abril.
Según las últimas cifras de la OMS, hay en China 78.190 casos en total con 2.178 muertos. Fuera de China se han producido en 37 países hasta ahora 2.970 casos y 44 muertos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *