¿Hubo vida en Marte hace 4 mil millones de años?; científicos investigan esa posibilidad

publicado en: Noticias | 0

«Existe evidencia de que Marte tenía océanos de agua hace 4 mil millones de años», indicó un profesor de biogeoquímica de la Universidad de California Riverside.
Científicos han ideado nuevas herramientas analíticas para analizar la enigmática historia de la atmósfera de Marte, y si la vida alguna vez fue posible allí.
Un artículo publicado en la revista Science Advances podría ayudar a los astrobiólogos a comprender la alcalinidad, el pH y el contenido de nitrógeno de las aguas antiguas de Marte y, por extensión, la composición de dióxido de carbono de la antigua atmósfera del planeta. El cómo ha sido afinado en un antiguo cráter de impacto de meteorito en Alemania.
El Marte de hoy es demasiado frío para tener agua líquida en su superficie, un requisito para albergar la vida tal como la conocemos. “La pregunta que impulsa nuestros intereses no es si hay vida en el actual Marte, explica en un comunicado Tim Lyons, profesor de biogeoquímica de la Universidad de California Riverside. En cambio, nos preguntamos si hubo vida en Marte hace miles de millones de años, lo que parece significativamente más probable“.
Sin embargo, “existe evidencia abrumadora de que Marte tenía océanos de agua líquida hace aproximadamente 4 mil millones de años“, añade Lyons. La pregunta central que hacen los astrobiólogos es cómo fue posible. El planeta rojo está más alejado del sol que la Tierra, y hace miles de millones de años el sol generaba menos calor que el actual.
“Para haber calentado el planeta lo suficiente para el agua superficial líquida, su atmósfera probablemente habría necesitado una inmensa cantidad de gases de efecto invernadero, dióxido de carbono específicamente”, explica Chris Tino, un estudiante graduado de la UCR y coautor del artículo junto con Eva Stüeken, profesora de la Universidad de St. Andrews, en Escocia.
El meteorito y el cráter Ries
Dado que es imposible tomar muestras de la atmósfera de Marte de hace miles de millones de años para conocer su contenido de dióxido de carbono, el equipo concluyó que un sitio en la Tierra cuya geología y química tienen similitudes con la superficie marciana podría proporcionar algunas de las piezas que faltan. Lo encontraron en el cráter Nordlinger Ries, al sur de Alemania.
Formado hace aproximadamente 15 millones de años después de ser golpeado por un meteorito, en el cráter Ries existen capas de rocas y minerales mejor conservadas que casi en cualquier parte de la Tierra.
El rover ‘Mars 2020’ aterrizará en un cráter antiguo similarmente estructurado y bien conservado. Ambos lugares contenían agua líquida en su pasado lejano, haciendo que sus composiciones químicas fueran comparables.
Según Tino, es poco probable que el antiguo Marte tuviera suficiente oxígeno para albergar formas de vida complejas como los humanos o los animales. Sin embargo, algunos microorganismos podrían haber sobrevivido si el agua marciana antigua tuviera un nivel de pH neutro y fuera altamente alcalina.
Esas condiciones implican suficiente dióxido de carbono en la atmósfera, quizás miles de veces más de lo que rodea a la Tierra en la actualidad, para calentar el planeta y hacer posible el agua líquida. Mientras que el pH mide la concentración de iones de hidrógeno en una solución, la alcalinidad es una medida que depende de varios iones y de cómo interactúan para estabilizar el pH.
Cráter Nordlinger Ries
“Las muestras de roca del cráter Ries tienen proporciones de isótopos de nitrógeno que se pueden explicar mejor por el pH alto. Además, los minerales en los sedimentos antiguos nos dicen que la alcalinidad también era muy alta”, señaló Stüeken.
Sin embargo, las muestras marcianas con indicadores minerales de alta alcalinidad y datos de isótopos de nitrógeno que apuntan a un pH relativamente bajo exigirían niveles extremadamente altos de dióxido de carbono en la atmósfera pasada.
Las estimaciones resultantes de dióxido de carbono podrían ayudar a resolver el antiguo misterio de cómo un antiguo Marte ubicado tan lejos de un débil sol temprano podría haber sido lo suficientemente cálido para los océanos superficiales y tal vez la vida. Cómo se podrían haber mantenido niveles tan altos y qué podría haber vivido debajo de ellos siguen siendo preguntas importantes.
“Antes de este estudio, no estaba claro que algo tan sencillo como los isótopos de nitrógeno se pudiera usar para estimar el pH de las aguas antiguas en Marte; el pH es un parámetro clave para calcular el dióxido de carbono en la atmósfera”, apunta Tino.
Cuando las muestras de la misión rover ‘Mars 2020’ de la NASA vuelvan a la Tierra, se podrán analizar sus proporciones de isótopos de nitrógeno. Estos datos podrían confirmar la sospecha del equipo de que niveles muy altos de dióxido de carbono hicieron posible el agua líquida e incluso algunas formas de vida microbiana hace mucho tiempo.
Europa Press.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *