Recomendaciones para evitar consecuencias psicológicas

publicado en: Noticias | 0

La Universidad Argentina de la Empresa (UADE) elaboró una serie de recomendaciones con el fin de evitar consecuencias psicológicas en la población ante el avance de los virus del coronavirus en Argentina, y destacó que el principal factor para prevenir y combatir el COVID-19 es el conocimiento.La entidad remarcó principalmente la palabra pandemia, actual nombramiento que recibió la situación actual por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la cual «no refiere a la gravedad de una enfermedad sino al alcance de su propagación geográfica».La misma, tal cual explicó Ámbito desde la consideración de la OMS, difiere ampliamente de epidemia, que «es la existencia de un grupo de casos que presentan síntomas similares, superiores a la frecuencia normal, que afecta a un gran número de individuos que habitan una región determinada». «Las epidemias y las pandemias terminan en un lapso de tiempo determinado, se autolimitan. Es importante tenerlo en cuenta para combatir la idea de finales apocalípticos y enfatizar la transitoriedad de la situación», señaló. En una segunda sugerencia, la universidad hizo énfasis en «las informaciones no chequeadas (fake news)» que se expanden en «un mundo hiperconectado y con sobredosis de información». Frente a esas noticias que trascienden las fronteras y tienden a generar angustia e incertidumbre, solicitó «hacer caso omiso» y «seguir solo las recomendaciones de los organismos científicos y oficiales». Como resultado de esta mala información, las sociedades tienden a «conductas compulsivas innecesarias y peligrosas», como aprovisionamiento de medicamentos y alimentos no perecederos con la idea de un próximo escenario catastrófico, lo que lleva al desabastecimiento. «Recordar que el virus es peligroso solo para una pequeña parte de la población de riesgo con enfermedades preexistentes», subrayó la institución en la nómina de recomendaciones elaboradas por el Consejo Consultivo de la Licenciatura en Psicología de Fundación UADE, presidido por José Abadi. Con la premisa de transmitir tranquilidad, se recordó que una cuarentena es un proceso de aislamiento muy breve, de un máximo de 14 días, y transitorio que forma parte de un plan de prevención. De la misma manera, las actividades sociales que se suspenden, como recitales y viajes, así como también el tomar distancia física en el contacto con los otros, son medidas de prevención pasajeras. «El miedo paraliza, el caos confunde, la incertidumbre provoca ansiedad y angustia, la información calma, la solidaridad tranquiliza», enfatizó. Por último, este Consejo resaltó la gran ventaja que ofrece la interconectividad a través de Internet y telefonía celular que, respecto a epidemias del pasado, protege a la población en caso de un necesario aislamiento. «Es importante permanecer conectados a través de redes sociales. Los vínculos, aunque sean virtuales son el gran amortiguador del estrés», concluyó. El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *