Coronavirus: en 2015, un científico anticipó lo que está sucediendo ahora

publicado en: Noticias | 0

Ralph Baric es un epidemiólogo especializado en microbiología que desde los ’90s sospechaba que los CoV podían pasar a los humanos desde otras especies. Su investigación de hace cinco años advirtió que un coronavirus podía causar una pandemia como la hoy provoca el COVID-19.

En 2015, como director de una investigación de la Universidad de Carolina del Norte (UNC) en Chapel Hill, Ralph Baric publicó un estudio titulado “Un grupo de coronavirus, similar al SARS, que hoy circula en murciélagos, muestra potencial para la aparición en humanos”.

El texto del epidemiólogo especializado en microbiología e inmunología subrayaba que, mediante ensayos in vitro e in vivo, él y sus colegas habían comprobado que, sin necesidad de mutar, esos coronavirus —así llamados por los picos con forma de corona que los cubren, que los ayudan a penetrar las células— podían saltar directamente de sus huéspedes originales a los humanos. Además, dejaba abierta la posibilidad de que se pudiera transmitir entre humanos, como algo probable. Por último, advertía que no existía un tratamiento eficaz.

En otras palabras, anticipaba el cuadro que hoy se vive en el mundo por el Covid-19, la enfermedad causada por un nuevo coronavirus, SARS-CoV-2. Baric también había advertido en ocasión del MERS: “Cualquier virus que tenga potencial de pandemia, y eso es cualquier virus respiratorio que surja de animales, es una grave preocupación para la salud pública”, dijo a NPR en 2014. Si mutara para transmitirse solamente en el aire, “recorrería el planeta velozmente, y esto causaría una alta morbilidad y mortalidad».

Desde la década de 1990 Ralph Baric ha advertido sobre el potencial paso directo de los CoV, sin mutación, a los humanos desde otras especies. (Linda Kastleman/University of North Carolina Chapel Hill)

“Debido a la capacidad [de estos coronavirus] para replicarse en cultivos de vías respiratorias humanas, causar patogénesis in vivo y escapar a las terapias actuales, es necesario tanto la vigilancia como la mejora de las terapias contra los virus circulantes similares al SARS”, decía el artículo publicado en Nature en noviembre de 2015. Los investigadores proponían “aplicar estos conocimientos en la preparación para tratar futuras infecciones de virus emergentes”.

En su trabajo —que se concentró en el análisis de uno de esos coronavirus, el SHC014-CoV— Baric recordó que otros estudios habían anticipado la existencia de casi 5.000 coronaviruses en murciélagos. “Y algunos de ellos tienen el potencial de surgir como patógenos para los humanos”, dijo entonces el experto a Science Daily. “Por lo cual esto no es una situación de si habrá un brote de alguno de esos coronavirus, sino más bien de cuándo lo habrá. Y hasta qué punto estaremos preparados para enfrentarlo”.

El texto de Nature estableció que los coronavirus que afectaron a los humanos provienen más probablemente de murciélagos que de civetas, como se creyó en el caso del SARS. Esa fue la primera vez en que un CoV pasó de animales a humanos: comenzó en China, en el invierno boreal entre 2002 y 2003, y causó 8.000 infecciones y 800 muertes a medida que se extendió a otros países.

Baric y los demás investigadores hallaron que, además, por esas características que reconocían y les permitía vincular los CoV de murciélagos y los de humanos, se revelaban como “una amenaza potencial, debido a su capacidad de replicarse en cultivos de vías respiratorias humanas primarias”. Eso implicaba que los órganos más susceptible a la infección eran críticos: los pulmones.

También señalaba que, en el caso de los ratones, la capacidad de replicarse en el huésped indicaba que esos CoV podían “causar enfermedad en modelos de mamíferos, sin mutación”. Es decir, que podían pasar directamente, sin alteraciones o adaptaciones, de los murciélagos a los humanos.

Por último, en las pruebas de vacunas, se encontró que los ratones más viejos no respondían al tratamiento que se había desarrollado tras el SARS: “La vacuna no protegió a los animales de edad avanzada». En realidad, se notó en ellos “una mayor patología inmunológica, lo que indica la posibilidad de que los animales resultaran dañados a causa de la vacunación”. Ese nuevo CoV, subrayó Baric, era “altamente patógeno” y los tratamientos desarrollados «no lograron neutralizar y controlar este virus en particular”.

Actualmente Baric estudia la pandemia de Covid-19, con la cual completa 35 años de investigación sobre estos microorganismos y posibles vacunas o drogas para dominarlos, incluidos sus trabajos sobre el SARS en 2002-2003 y sobre el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) en 2012.

Desde la década de 1990 ha advertido sobre el modo en que la familia CoV puede saltar de los animales a los humanos. Baric es uno de los principales expertos en coronavirus de los Estados Unidos y actualmente dirige el Laboratorio Baric en la Escuela Gillings de Salud Pública Global de UNC, que se especializa en infecciones emergentes y en el modo en que los virus se mueven de una especie a otra y causan enfermedades.
Fuente: Infobae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *