Una histórica sonda de la Nasa quedará desconectada de la Tierra

publicado en: Noticias | 0

​Por SHANNON STIRONE​

El Voyager 2 lleva 43 años viajando por el espacio, y ahora se encuentra a más de 18 mil millones de kilómetros de la Tierra. Pero de vez en cuando, algo sale mal.Por ejemplo, un error provocó el cese de algunas de sus funciones a fines de enero.“Todos estaban extremadamente preocupados respecto a recuperar la nave espacial”, dijo Suzanne Dodd, gerente del proyecto Voyager en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, en California.

El Voyager 2 lleva 43 años viajando por el espacio, y aún transmite datos a Tierra. El Voyager en 1976 (NASA/JPL-Caltechs).

Los gerentes de la misión sabían qué hacer. Aunque toma más o menos un día y medio hablar con Voyager 2, enviaron comandos para restablecer sus operaciones.Pero durante los próximos 11 meses no podrán comunicarse con la nave espacial (aunque la sonda aún puede transmitir datos a la Tierra). Actualizaciones y reparaciones están impulsando a la NASA a inhabilitar una pieza clave del equipo de la era espacial que se utiliza para transmitir mensajes por todo el sistema solar.El tiempo de inactividad es necesario debido a misiones a Marte programadas para dejar la Tierra este verano. Pero el cierre temporal también subraya que la Red del Espacio Profundo está envejeciendo y necesita actualizaciones costosas.La NASA se comunica con una armada de naves espaciales en el espacio profundo, que requieren las antenas de radio más potentes del mundo. Para ello, NASA tiene la Red de Espacio Profundo o DSN, por sus siglas en inglés.

Las instrucciones enviadas al Voyager 2 tardan día y medio en viajar 18 mil millones de kms. Imagen por un artista (NASA/Jet Propulsion Laboratory, via PBs).

La DSN comprende una estación en California; Canberra, Australia; y Madrid. Ha estado en funcionamiento incesante durante 57 años.Este verano, están programadas cuatro misiones para despegar a Marte. Cuando las naves espaciales lleguen, tres necesitarán ancho de banda adicional para hablar con la Tierra (China usará sus propias antenas para su misión a Marte).Cada estación en la Tierra está equipada con tres antenas de 34 metros y una de 70 metros. Debido a la trayectoria del Voyager 2 en relación con la Tierra, solo puede hablar con la antena de 70 metros de Canberra. Y esa antena tendrá que mejorarse para las nuevas misiones a Marte, provocando un desmantelamiento temporal.Debido a que el Voyager 2 es considerado una nave espacial “geriátrica”, es arriesgado perder contacto con ella. Uno de los mayores riesgos es mantener su antena de comunicación apuntando a la Tierra. Para ello, la sonda dispara sus propulsores más de una docena de veces al día para mantenerse orientada. La automatización a bordo necesitará ejecutarse de manera relativamente impecable durante casi un año.Mantenerse lo suficientemente caliente es otra preocupación. El equipo del Voyager ha estado apagando lentamente los instrumentos para usar sus calentadores para mantener las líneas de combustible de la nave espacial a una temperatura templada de 0 grados centígrados.Si bien el equipo no podrá comandar el Voyager 2, todavía estarán escuchando a la nave espacial. Al combinar el poder de las otras antenas en Canberra, podrán recabar sus observaciones científicas.Las operaciones para restaurar el Voyager 2 durante sus problemas recientes pueden resaltar la mayor cantidad de vida que podría tener en el espacio más profundo, dijo Dodd. Nunca antes se habían apagado todos los instrumentos de la nave espacial de esta manera. Para deleite y sorpresa de los gerentes de la misión, todos volvieron a la vida.© 2020 The New York Times

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *